Taller: Los xoloitzcuintles y la muerte

Taller: Los xoloitzcuintles y la muerte

Este taller infantil se realizó a través de zoom por motivo de una de las festividades más representativas de México: “el día de muertos”, la cual se lleva a cabo los días 1 y 2 de noviembre de cada año.

La estructura del taller contempló seis momentos: 1. Introducción y presentación, tanto del CCUT como de los miembros del equipo encargado de la realización de esta actividad; 2. El día de muertos actualmente (características, lugares y otros elementos); 3. El Xoloitzcuintle: el Dios Xólotl, características y relación con la muerte; 4. Los destinos después de la muerte; 5. El Mictlán y el Xoloitzcuintle; 6. Elaboración de un xoloitzcuintle de chocolate.

Como primer momento clave se rescató la relación que guarda el CCUT con el tema del taller, por el hecho de que en este espacio convergen tres temporalidades distintas: prehispánica, colonial y contemporánea. Siendo así, la relación que guardan tanto los xoloitzcuintles como la muerte con el CCUT es que es un tema del que se ha hablado desde épocas muy remotas, prehispánica en este caso, y que aún permanece en la actualidad (claro está que con sus cambios y adaptaciones).

Cabe añadir que es este el lugar donde se ha investigado y reflexionado acerca de la zona arqueológica de Tlatelolco, espacio en el que habitaron antiguos mexicas, en específico tlatelolcas, quienes, al igual que nosotros, tenían una forma concreta de relacionarse con la muerte.

Posteriormente se abordó de forma resumida la festividad del “día de muertos”, hicimos unas preguntas a los niños, en las que tenían que rescatar las características principales de la festividad, los espacios cotidianos donde obtienen todos los objetos que se disponen en los altares a los fieles difuntos, y cuál era el valor que para ellos tiene esta celebración.

Empezamos con lo general para después ir a lo particular, que es el caso del xoloitzcuintle y la muerte. En este punto se les mostró a los niños un video titulado “La leyenda del Xoloitzcuintle”, que relata cómo el Dios Xólotl bajaba al Mictlán para traer el hueso de la vida que conformaría la civilización. Rescatamos un mito que daba cuenta del papel que tenían el Dios Quetzalcóatl y el Dios Xólotl con el Sol, así como lo que representan estas deidades, que prácticamente se traduce al binomio luz/oscuridad. Aquí también se hicieron algunas preguntas a los niños, tales como: ¿qué otros animales relacionan con la oscuridad? ¿qué importancia tiene el sol para ellos?

Luego se expuso que, así como el ser humano mantiene una relación estrecha con el sol, también con los perros, poniendo de ejemplo la capacidad que tienen para ver el alma de los difuntos y que ladran para ahuyentarlas. Para cerrar este apartado concluimos con más preguntas: ¿alguno conoce o ha visto un perro xólotl? ¿qué características tienen? Les mostramos dos fotografías a manera ilustrativa, de Umi, un xoloitzcuintle de dos años y medio de edad.

Para abordar la parte de “los destinos después de la Muerte”, iniciamos con la pregunta: ¿qué creen que pasa cuando sus mascotas, como sus perritos, fallecen?  Llegamos a la conclusión de que, en efecto, las creencias acerca de lo que pasa cuando la vida llega a su fin son diversas. Pusimos como ejemplo a la cosmovisión nahua, en la cual se creía que las personas estaban formadas por distintas sustancias, una de ellas de nombre “Teyolía”, que era como el alma de las personas y estaba destinada a ir a distintos lugares, según la forma en la que morías. Según esta cosmovisión, había cuatro lugares de destino: Tlalocan, Tonatiuhichan, Cincalco y Chichihuacuauhco. A través de algunos códices, dejamos que los niños nos mostraran su capacidad interpretativa para desmenuzar el significado de las imágenes que hacían referencia a estos lugares.

También observaron un video animado donde se muestra el lugar más conocido al que se dirigen las almas de los difuntos: el mictlán. Después de este video les enseñamos un par de códices que ilustran dicho lugar, de tal manera que su imaginación volara e interpretaran los elementos que conformaban este espacio.

Después de conocer las características e importancia que tenía el xoloitzcuintle en relación con la muerte, pasamos a realizar nuestro propio xolo de chocolate, para ello necesitamos galletas, chocolate en polvo, lechera y elementos para decorar. Mientras las galletas eran trituradas para después ser mezcladas con los demás ingredientes los niños y niñas se mostraban muy emocionados por crear su propio xolo que estaría en su ofrenda o sería un rico postre que se comerían después.

Hubo xolos de distintos tamaños, colores y consistencias, pero lo cierto es que todos parecían contentos con la actividad, así como el hecho de haber hablado de este tema que aún tiene algo de “tabú”, pero que, al mismo tiempo, nos es tan familiar durante las celebraciones del día de muertos.

A continuación, les presentamos algunas fotografías que muestran los diferentes momentos del taller, así como los xolos de chocolate que los niños y niñas crearon:

 

Entradas relacionadas

Dejar un comentario