MÉXICO, CREO EN TI

///MÉXICO, CREO EN TI

MÉXICO, CREO EN TI

País de contrastes

México, país de contrastes y culturas milenarias, de donde, supuestamente heredamos nuestra fuerza moral para sobrevivir cualquier adversidad que se nos ponga enfrente. Pero… ¿qué hay de cierto en esta afirmación? Es verdad que somos un país de contrastes, también que en nuestro territorio coexistieron culturas milenarias, poderosos imperios poseedores de grandes conocimientos en arquitectura, ingeniería, agricultura, astronomía, orden social. Mas todo eso terminó abruptamente a manos de un pueblo extranjero, ignorante, ávido de riquezas y fanático religioso. A poco de terminada la conquista, el 90% de la población originaria había sucumbido por la guerra y las enfermedades importadas de España. La cultura, la ciencia y las religiones locales, abatidas de golpe por la ignorancia y la imposición de la “verdadera Fe”.

Liberación

Tras varios siglos de dominación europea, las colonias americanas iniciaron sus procesos de independencia. 1776 vio el fin del dominio inglés, Haití se libró del yugo francés en 1804. La Nueva España y los territorios de la América meridional iniciaron sus luchas independentistas seis años más tarde. México culminó la suya en 1821, y es, a partir de esta fecha, que nuestro país nació como tal. Para entonces, la población era una mezcla de varias razas: española, indígena, africana. Basta con ver las múltiples pinturas de castas para comprobar el grado del mestizaje que conformaba la nueva nación. Esto significa que, tras 199 años de haber consumado nuestra independencia, somos un pueblo joven aun en la búsqueda de una forma de gobierno ideal. ¿De dónde nos viene entonces nuestra actual fuerza moral, hipotéticamente milenaria?

Un enemigo común

Cierto es que hemos atravesado muchísimas vicisitudes para llegar a donde estamos ahora. El siglo XIX fue una larga sucesión de gobiernos, dos imperios, invasiones extranjeras y luchas intestinas. El Porfiriato nos trajo una dictadura, paz y progreso por una treintena de años. La Revolución nos inició en los procesos democráticos de la modernidad. 70 años de un partido hegemónico nos llevaron finalmente a la alternancia en el poder, estemos o no de acuerdo con las políticas presidenciales de los últimos 20 años. En estos momentos, pese a la polarización de la sociedad y a las preferencias políticas, estamos unidos ante un enemigo común que ataca sin miramientos a ricos, pobres, jóvenes o viejos por igual. Un microscópico virus, que por su agresividad nos está llevando a la ruina económica y a mayores índices de pobreza como quizá nunca en toda nuestra historia. Juntos habremos de superar esta crisis, al igual que lo hemos hecho en infinidad de ocasiones. En esa unidad es en donde radica nuestra fuerza moral.

Mensajes de tiempos pasados

Una característica de la obra de Rogelio Naranjo que custodia el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, es la universalidad. Sus cartones son tan vigentes hoy día como lo fueron hace 20, 30 o 40 años. ¿Será porque las cosas siguen igual que siempre, porque no aprendemos de nuestros errores, porque la historia tiende a repetirse? Algunas de las caricaturas que compartimos ahora con ustedes fueron realizadas en 1985, momento de aquel terremoto que cobró la vida de miles de personas, otras, en remembranza de la matanza de Tlatelolco. El mensaje de todas ellas es muy claro y puede aplicarse a variadas situaciones, inclusive a la que estamos atravesando ahora mismo. México está de luto, todos juntos habremos de reconstruir el país sobre las ruinas dejadas por la pandemia y por la recesión. Aun con la difícil perspectiva que se avecina, México sigue en pie, porque México, creemos en ti.

2020-05-07T19:09:38+00:00 mayo 6th, 2020|