La memoria fotográfica del 68 en la Noche de Museos de julio en Tlatelolco

//La memoria fotográfica del 68 en la Noche de Museos de julio en Tlatelolco

Repensar el 68 con otras miradas y reflexionar sobre la diversidad de relatos visuales del movimiento estudiantil, atravesados unos por otros, fueron las propuestas centrales de Alberto del Castillo durante un recorrido por la memoria fotográfica del movimiento estudiantil en la Noche de Museos de julio en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

El historiador relató cómo la fotografía, que al principio era usada por parte del Estado y agencias de seguridad nacional, se convirtió en una herramienta de enfoque para el estudiantado que luchaba contra la represión. Archivos fotográficos que durante décadas se mantuvieron en secreto han revelado diferentes visiones y discursos, y hoy representan una diversidad contrastante de relatos.

Noche de museos

Un recorrido por la memoria fotográfica del 68 en Tlatelolco.

Durante el recorrido, fueron recordados fotógrafos como Daniel Soto, entonces jefe del departamento de fotografía de El Universal, quien encabezó en el 68 la protesta de fotógrafos por la agresión de los halcones; Manuel Álvarez Bravo, uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX en México, que mostró cómo podían cubrirse hechos sociales con un enfoque también estético; Héctor García, quien fotografió algunos episodios del 68, pero en particular el 2 de octubre; Rodrigo Moya, que capturó la quema del gorila que destrozaba la Constitución mexicana el 13 de agosto de aquel año, y Pedro Meyer, quien fotografió la imagen que se convertiría en la portada del libro La noche de Tlatelolco, de Elena Poniatowska.

Eso no impidió que fueran evocados también los registros fotográficos anónimos, de archivo, desconocidos durante mucho tiempo o incluso producidos por agentes al servicio del Estado mexicano. Por ejemplo, de la intervención en Ciudad Universitaria, hoy el M68 conserva dos archivos de El Universal y El Heraldo que aportan una gran riqueza a esta memoria visual.

En el archivo de El Heraldo habían permanecido también fotografías extraordinarias que hablan de la ocupación a sangre y fuego del Politécnico el 23 de septiembre, o de unos soldados leyendo un pizarrón, “como una especie de lección de historia que dejan los estudiantes a los militares”, apuntó Del Castillo.

Al término del recorrido, el historiador invitó al público a profundizar reflexiones sobre a 50 años del 68. La memoria fotográfica del Movimiento muestra a estudiantes organizados, el retrato de la mirada de poder y el aspecto de los y las fotoperiodistas o fotógrafos independientes que capturaron imágenes icónicas.

Del Castillo charló sobre el privilegio de poder revisar el conjunto de documentación que resguarda el M68, de manera rigurosa, con toda calma, para plantear una serie de conclusiones. Esa película permite recorrer desde distintos lugares un cúmulo de documentos.

“Es un relato que está atravesado por otros relatos”, planteó Del Castillo, al hacer énfasis en que son los relatos fotográficos contrapuestos los que apuntan a captar una diversidad y no quedarse solo con el lugar común sobre el 68.

Próxima Noche de Museos

Miércoles 28 de agosto | 18:00 Hrs.

Entrada Libre

Texto por Marcela Nochebuena y Aurea Del Rosario, estudiante de Comunicación y Periodismo de la UNAM (servicio social en CCU Tlatelolco).

2019-08-13T23:01:48+00:00 agosto 12th, 2019|