Boletín M68–Nº25 Del Palacio de Lecumberri al Archivo General de la Nación

///Boletín M68–Nº25 Del Palacio de Lecumberri al Archivo General de la Nación

Boletín M68–Nº25 Del Palacio de Lecumberri al Archivo General de la Nación 

Fundada a inicios del siglo XX, la Penitenciaría de Lecumberri —junto el Campo Militar No. 1 y Santa Martha Acatitla— albergó a los estudiantes y profesores que se convertirían en los presos políticos del movimiento estudiantil de 1968. El 26 de mayo de 1977, el llamado Palacio Negro dejó de funcionar para convertirse en la sede del Archivo General de la Nación (AGN), que hoy resguarda la documentación gubernamental desde la época novohispana a la actualidad.

Haciendo la V de la victoria 

Archivo fotográfico El Heraldo de México Gutiérrez Vivó-Balderas

Universidad Iberoamericana

El 29 de septiembre de 1900, el general Porfirio Díaz, entonces presidente de la República mexicana, dio por inaugurada la Penitenciaria de Lecumberri, ubicada en un antiguo predio conocido como “la cuchilla de San Lázaro” en la Ciudad de México. Su construcción formó parte esencial de un amplio proyecto de reforma al Código Penal de 1871, pues se consideraba que las prisiones debían cumplir los principales objetivos de las sanciones “ser ejemplares y correccionales”. 

El Palacio de Lecumberri se convirtió en el proyecto penitenciario más novedoso de la época en América, gracias al diseño de estilo panóptico del arquitecto Lorenzo de la Hidalga, albergando originalmente 886 celdas y una torre de vigilancia al centro del predio. Sin embargo, tanto Lecumberri como el propio proyecto penitenciario sufrirían diversas transformaciones a lo largo de los siguientes 76 años.   

Diversos documentos que componen la Colección M68 dan cuenta de la vida cotidiana en Lecumberri y algunos, incluso, nos permiten ir más allá de sus muros. A través de fotografías como las provenientes del Archivo fotográfico El Heraldo de México Gutiérrez Vivó-Balderas de la Universidad Iberoamericana, es posible observar el día a día tanto de presos como de sus familias y amigos, quienes siempre estuvieron pendientes de ellos y sus procesos judiciales. 

La primera fotografía retrata a un grupo de presos políticos del 68 de la crujía C conducidos por el redondel a la enfermería, al campo deportivo o a los juzgados. Mientras que la segunda foto registra a varias familias esperando, probablemente, la liberación de un grupo de estudiantes. Ambos grupos, tanto presos como familiares realizan la V de la victoria.

Al pueblo de México, a los estudiantes y a los profesores del país

Fondo M68

Centro Cultural Universitario Tlatelolco, UNAM

Los años sesenta significaron un parteaguas en la historia del México contemporáneo. El movimiento estudiantil de 1968 condensó algunas de las ideas y demandas fraguadas en movilizaciones sociales previas, tales como el movimiento magisterial (1958), el movimiento ferrocarrilero (1959), el movimiento médico (1964) y otros tantos movimientos estudiantiles originados en diversos estados del país. Sin embargo, como parte de la represión que sufrieron todas estas luchas sociales, algunos de sus líderes y participantes fueron encarcelados y privados de su libertad.

El movimiento estudiantil de 1968 no fue la excepción. Según diversos testimonios y fuentes históricas, los encarcelamientos a estudiantes, maestros e intelectuales simpatizantes comenzaron desde fechas muy tempranas del movimiento y no pararon sino hasta varios meses después del 2 de octubre. Posteriormente, varios de los presos políticos tuvieron que esperar años en prisión para recibir las sanciones correspondientes. 

En esta carta firmada por más de veinte participantes del movimiento estudiantil de 1968, presos en la Penitenciaria de Lecumberri, se ponen de manifiesto los  arbitrarios e injustos procesos judiciales a los que fueron sometidos, por lo que se hace un llamado al  pueblo de México a continuar con la lucha por la libertad: “Las aberrantes sentencias dictadas en nuestra contra, lejos de representar un revés en nuestra lucha, deben convertirse en mayores ímpetus de combate, de lo cual en el pasado hemos dado contundentes muestras.” 

A más de 40 años de la desaparición de la Penitenciaria de Lecumberri sobreviven los testimonios de lo sucedido entre sus muros, pues más allá de las múltiples violaciones a los procesos judiciales, en el Palacio Negro se vivieron otras formas de violencia como el carcelazo (promesa falsa de liberación prematura), el hostigamiento a familiares y la permanente amenaza de ataque de los reos “comunes”.    

Archivo General de la Nación (AGN)

Tras 76 años de existencia, la Penitenciaría de Lecumberri llegó a su final cuando en mayo de 1977, por decreto presidencial, dejó de funcionar como penitenciaría y se convirtió en la sede del Archivo General de la Nación (AGN). A partir de entonces se iniciaron trabajos de remodelación de las instalaciones con el objetivo de adaptar espacios que pudieran albergar el patrimonio documental del país, así como brindar diversos servicios al público. 

Los trabajos de remodelación de Lecumberri permitieron que después de casi doscientos años de existencia, el Archivo General de la Nación pudiera establecerse por completo en un solo espacio, mismo que fue reabierto en 1982 para cumplir con su nuevo propósito. 

La gran labor que realiza el Archivo General de la Nación va más allá de la compilación y la difusión del patrimonio documental del país, se trata de resguardar las memorias nacionales y “evidencias de los sucesos más trascendentales que han marcado nuestro andar como sociedad”. 

En 2018, la Universidad Nacional Autónoma de México – a través del Centro Cultural Universitario Tlatelolco— y el Archivo General de la Nación unieron esfuerzos para solicitar ante el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), desclasificar y declarar de interés público los archivos del movimiento estudiantil de 1968, resguardados por el AGN. Gracias a este esfuerzo conjunto, hoy es posible consultar en la colección M68 Ciudadanías en movimiento (www.m68.mx) una selección de los expedientes más significativos del Fondo Investigaciones Políticas y Sociales, y diversas fotografías del Fondo hermanos Mayo  sobre el movimiento estudiantil del 68, como un punto de partida para poner al alcance público otros fondos como el de la extinta Dirección Federal de Seguridad, entre otros relacionados con la violación de derechos humanos desde mediados del siglo XX.

Descarga gratis la app M68 y explora los recorridos virtuales de esta exposición permanente. 

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN M68

BIBLIOGRAFÍA:

2020-05-22T04:28:53+00:00 mayo 22nd, 2020|